Arcadia (XXVIII) (Aida Pascual)

AIDA PASCUAL. Bosque, Desierto y Mar.

AIDA PASCUAL. Naturaleza, Ser Humano y Magia. Cuando una obra te invita al silencio, imaginando, pensativo como el que mira las manos de un pianista o el canto de un violín, escuchando dentro de ti, como empieza un relato en el que sientes que eres tú el que lo narra y te apoderas de la imagen que ves, como parte de ti…sólo tiene un nombre. ARTE

Aida te revela cambios, te regala fantasía, te sumerge en lo noble de la belleza.

Aida Pascual Benito, además de hacerte descubrir en tu propio sentimiento, te cede un pedazo de su sensibilidad. Es como entiende la fotografía. Te invita a que vueles por la imagen que contemplas, que experimentes, que recuerdes o que imagines. Todo ello cuando ves un cuerpo femenino, o un anciano de oscuros ropajes.

En su fotografía se puede palpar la tranquilidad del ser, de unos ojos que piensan el horizonte o una mirada que se pierde en el suelo.

Requiem (III) (Aida Pascual)
Requiem (III) (Aida Pascual)

 

Arcadia (X) (Aida Pascual)
Arcadia (X) (Aida Pascual)

El alma y la Madre Naturaleza. La Naturaleza como la máxima armonía. Cielos infinitos, mares que te estremecen como la eternidad que son, lagos en los que sabes que reina una dama. Bosques que te llevan a la nostalgia de aquellos cuentos que ya no se narran, que se apagan, que ya no hablan, pero que existen y despiertan una sonrisa en cada uno de nosotros. Cuando reconoces el embrujo del denso bosque, del frió lago, o de túnicas que envuelven femeninos cuerpos.

Ofelia (II) (Aida Pascual)
Ofelia (II) (Aida Pascual)

 

Requiem (VI) (Aida Pascual)
Requiem (VI) (Aida Pascual)

Para la artista, no existe más paraíso que la propia Tierra, su entorno. Desde los más amplios paisajes, a la más recóndita  espesura, desde verdes bosques a árboles que descuidaron sus hojas. Vuelo de pájaros que vigilan el pausado movimiento de quien desea volar.

Arcadia (XIV) (Aida Pascual)
Arcadia (XIV) (Aida Pascual)

 

Requiem (V) (Aida Pascual)
Requiem (V) (Aida Pascual)

No importa el rostro de quien se encuentra inmóvil, de espaldas o encapuchados, con sombreros o estáticos. Porque puedes ser tú. Te gustaría ser tú y saber lo que en ese precioso instante están sintiendo. 

El otoño y el invierno necesarios para nuestro espíritu, rodean la obra. Niebla que te deja ver al protagonista y confunde con lo oculto de la profundidad de la bruma. La pureza del blanco, la agresividad del rojo o la inmortalidad del negro.  Aida Pascual. Bella Fotografía.

Requiem (X) (Aida Pascual)
Requiem (X) (Aida Pascual)

 

Arcadia (Aida Pascual)
Arcadia (Aida Pascual)

 

Textos: El CaminArte

Puedes ver más de la obra de Aida Pascual en su WEB

Mi gratitud a Aida Pascual por cederme las imágenes y por darme todas las facilidades.

Si te gusta el Post puedes SUSCRIBIRTE en el Blog y compartir. O darle a Me Gusta. Es Gratis, pequeñ@s Insensat@s.

Si no puedes vivir sin Arte, SUSCRÍBETE y deja un Comentario.